Investigacion independiente que revela los secretos del poder

Noviembre 21, 202o

Edición: Español

Por: @alta_ignacio - Noviembre 21, 2020

Visitantes

“Guillo” Ángel: Narco-paramilitarismo y amistad íntima con Álvaro Uribe Vélez

Piloto de profesión, “Guillo” Ángel, como se conoce en su entorno, hace parte de un capítulo 
sombrío en la historia del narcotráfico en Colombia. Su hermano es Juan Gonzalo Ángel Restrepo. 
Antioqueños muy renombrados en las altas esferas socio-económicas del país y muy influyentes en ellas.

Los hermanos Ángel tienen fuertes vínculos con el narcotráfico, el paramilitarismo y el crimen 
organizado en general.  Amigos íntimos de Álvaro Uribe Vélez y su familia. Luis Guillermo, alias 
“Guillo”, fue indultado por la fiscalía a cambio de ayudar a desmantelar el cartel de Medellín al 
cual pertenecía
.  Juan Gonzalo es —según muchos testimonios, incluido el de un exagente del FBI— un narcotraficante conocido con el alias de “Plata Limpia”, por posar de exitoso empresario siendo, presuntamente, un negociante de estupefacientes.  Fue miembro de la junta directiva de “Medellín Sin Tugurios”, la empresa fachada de Pablo Escobar y otros delincuentes, usada para lavar dineros del narcotráfico y de paso, sus imágenes ante la opinión pública.

De igual forma, este par de hermanos aparecieron en una vieja lista de los años ochenta, publicada por el Ministro de Justicia de la época, Rodrigo Lara Bonilla, en un debate en el Congreso sobre la gestión de Álvaro Uribe Vélez al frente de la Aeronáutica Civil.  Como es de público conocimiento, el entonces director Uribe Vélez otorgó cientos de licencias de vuelo para aeronaves y pilotos asociados a la mafia, en especial, al cartel de Medellín.  En esa lista aparecían los nombres de pilotos y testaferros de la mafia, así como las estadísticas que mostraban que las operaciones de trasiego de estupefacientes repuntaron en el periodo en que Uribe estuvo en ese cargo (1980-1982). El narcotráfico vivió su momento de gloria más intenso bajo la comandancia del joven director de la Aerocivil, que contaba apenas con 27 años de edad.


Según el paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias “Don Berna”, los hermanos Ángel son 
lavadores de activos, narcotraficantes y paramilitares, antiguos miembros de los PEPES, una 
asociación de criminales que en conjunto con las autoridades nacionales y norteamericanas, 
persiguieron y dieron de baja a Pablo Escobar.  Don Berna también aseguró, bajo gravedad de 
juramento
, que Guillo fue piloto de los hermanos Castaño Gil, fundadores visibles de las AUC,

de tener negocios con las Fuerzas Militares, y de ser muy allegado al gobierno de Álvaro Uribe 
Vélez.  Según una investigación periodística, Guillo estuvo involucrado en un plan para asesinar 
magistrados de la Corte Suprema de Justicia porque su nombre aparecía como extraditable.  Juan 
Gonzalo Ángel, alias “Plata Limpia”, quien según los testimonios e investigaciones es un mafioso 
que limpia su dinero a través de empresas fachada, fue dueño del canal CableNoticias, un famoso 
empresario e influyente hombre de negocios que se relaciona y se desenvuelve muy bien en las más altas capas del poder.  Su nombre es plasmado en cursiva y tinta dorada en tarjetas de invitación a importantes eventos sociales, como el matrimonio de los hijos del ex presidente Uribe. Un invitado de honor. De ese nivel de cercanía es la relación de estos presuntos criminales con el expresidente colombiano.

Juan Gonzalo defendió al entonces presidente Uribe cuando Virginia Vallejo, en su libro publicado 
en el año 2007, aseguró que este y Pablo Escobar eran socios, a tal nivel, que el capo le facilitó 
el helicóptero en el que se intentó rescatar el cadáver de Alberto Uribe Sierra, padre de los Uribe 
Vélez, el día en que fue asesinado en la Hacienda Guacharacas, según cuenta la propia Virginia y 
otros, en una vendetta entre mafiosos. Juan Gonzalo dijo que la nave no era de Escobar sino suya.
Esa defensa de Uribe se hizo con la colaboración diligente de Fernando Sanclamente Alzate, que para la época era director de la Aerocivil.  Sin embargo, y pese a las rabietas e insultos de Uribe 
hacia la diva, Daniel Coronell y otros periodistas probaron que efectivamente la aeronave era de 
Pablo Escobar.

 

Sanclemente y su hermana Adriana están involucrados en unas presuntas operaciones de narcotráfico cuando trabajaron en esa entidad. Así mismo, siendo Fernando Sanclemente el embajador en Uruguay, en el gobierno de Iván Duque, le fueron descubiertos tres laboratorios de cocaína en una de sus fincas en Guasca-Cundinamarca.  Además, un testimonio lo involucró a él, a Álvaro Uribe y a otros funcionarios de su gobierno, en unas presuntas operaciones de despacho de droga desde el aeropuerto El Dorado con destino al cartel de Sinaloa.

Guillo Ángel también es miembro de la empresa Helicargo S.A., ubicada en Medellín, dueña del 
helicóptero siniestrado con Pedro Juan Moreno Villa y otras cuatro personas a bordo en las selvas 
del Urabá. Según las investigaciones y 
testimonios de jefes paramilitares, Moreno Villa fue asesinado en un accidente inducido, y, según el padre del piloto, el propio Guillo habría “envenenado” la nave para que esta colisionara.  El informe del CTI dictaminó manos criminales en ese hecho.  Ese mismo helicóptero perteneció inicialmente a Israel Londoño, esposo de Fresia Maria Ochoa, del clan Ochoa, los famosos narcotraficantes y parientes de los Uribe Vélez.  El propio Álvaro Uribe fue quien autorizó la licencia para ese helicóptero cuando fungía como director de la Aerocivil. El helicóptero hacía parte de la flotilla de aeronaves de la mafia que apareció en el listado elaborado por el ministro Lara Bonilla, quien fue asesinado luego del allanamiento al megalaboratorio de Tranquilandia, donde se encontró otro helicóptero: el de la familia Uribe Vélez.  El ministro le había advertido a su hermana Cecilia que si algo le pasaba, los responsables serían los dueños de  las aeronaves incautadas en ese lugar.  Helicargo es la misma empresa que fue elegida por Álvaro Uribe en el proceso de Justicia y Paz con los paramilitares para transportarlos a San José de Ralito, zona donde ocurrió el proceso de “desmovilización”.

Junto a Germán Vargas Lleras, Rodrigo Lara Restrepo, hijo del recordado ministro de justicia, le 
aseguró al padre del piloto del helicóptero siniestrado con pedro Juan Moreno, que la muerte de su hijo fue un asesinato ordenado por Uribe y ejecutado por Ángel, pues si Moreno no moría, “no había reelección de Uribe”, ya que se había convertido en denunciante de la corrupción en su gobierno y sabía todo lo relacionado con la gobernación de Antioquia, pues era su secretario. Vargas y Lara le advirtieron que Ángel era un hombre muy peligroso y relacionado con el Jet Set capitalino, que tuviera cuidado. Una potencial testigo de la incidencia de Uribe en ese asesinato era Nacy Zapata Orozco, quien era funcionaria del Aeropuerto Olaya Herrera de donde salió el helicoptero con Moreno Billa y los otros pasajeros que murieron ese día. Nancy se lo contó a un periodista, pero inmediatamente fue encontrada con un balazo con silenciador en la nuca junto a una cartulina que decía: “Muerta por Sapa”.

El fallecido sicario del cártel de Medellín, “Popeye”, también acusó a Guillo Ángel de ser el brazo 
armado del clan Ochoa
, los narcos de Medellín, familiares de Uribe.

No siendo suficiente con estos hechos que evidencian la marcada relación entre los hermanos Ángel y el ex presidente Uribe, el periodista Felipe Zuleta Lleras denunció que Uribe contactó a un grupo de comunicadores para que escribieran un libro difamatorio en contra de Daniel Coronell. El encargado de lograr esa tarea fue el señor Juan Gonzalo Ángel, histórico amigo del expresidente y hermano de Luis Guillermo “Guillo” Ángel, la cuestionada parentela que tantas veces se ha cruzado por los caminos del ex mandatario y ex presidiario. En 2008 se publicó un libelo contra Coronell en un medio de amplia circulación. Lo escribió un hombre cercano a los hermanos Ángel.
Anexos:


Baruch Vega es el ex agente del FBI que trabaja también con la DEA y la CIA, y que acusó, a través de una carta enviada al Departamento de Justicia y a otras entidades estadounidenses, a los hermanos Juan Guillermo Ángel Restrepo y Juan Gonzalo Ángel Restrepo de ser narcotraficantes, lavadores de dinero y de ordenar asesinatos. Así lo habría podido comprobar en la década de los ochenta, cuando era encargado de investigar a los carteles de la droga en Colombia. Igualmente, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye (fallecido) aseguró que “Guillo” Ángel manejaba la parte militar de los Ochoa Vásquez, el clan de narcotraficantes. Otros testimonios que señalan a los hermanos Ángel Restrepo, corresponden a exjefes paramilitares como “Don Berna” o “El Tuso” Sierra. También está el testimonio juramentado ante la Corte Suprema de Justicia del oficial en retiro del ejército, Carlos Alberto Pinilla, quien fue escolta de Juan Gonzalo Ángel. La Sala Penal de la Corte señaló a los hermanos Ángel Restrepo como sospechosos de múltiples delitos: terrorismo, desaparición forzada, enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir, lavado de activos, paramilitarismo y un largo etcétera.

Archivo diario El Espectador:

https://www.elespectador.com/noticias/judicial/los-expedientesengavetados-contra-los-hermanos-angel-articulo-891367

 

Archivo revista Semana:
https://www.semana.com/opinion/expertos/articulo/baruch-vega-acusa-juangonzalo-angel-narcotrafico-asesinatos/323312

 

Entrevista con alias Popeye. Archivo YouTube (Min 6: 35):
https://www.youtube.com/watch?v=z5rbtT104GM

  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

elinvestigad0r@protonmail.ch

Signal: +1(236) 788-3803

Telegram: +1 (236) 878-1902

Line: +1 (236) 878-1902

Suscribase

© 2020 by @elinvestigad0r - Colombia y Canada